5 razones para motivar tu espíritu comercial


· Aléjate de pensamientos negativos, piensa en “verde”
· Mantén tu motivación alta y mejora tu salud comercial

La motivación está directamente relacionada con los resultados, es decir, con la recompensa a nuestro esfuerzo y con la valoración que damos a esa recompensa.

Por tanto, para mantener tu espíritu comercial “en forma” debes tener en cuenta dos puntos importantes: 1. Los objetivos deben ser alcanzables y 2. Las recompensas deben estar acorde a los esfuerzos. Procura ser realista a la hora de plantear tus objetivos comerciales o de lo contrario caerás en el desánimo.

A continuación te expongo cinco relaciones entre motivación y objetivos.

#1 Cuando estás motivado tus ideas están claras

Cuando sientes que tienes “ganas” tu mente se aclara, se despejan las dudas y te centras en las ideas que realmente son importantes. Por el contrario, si tienes la moral por los suelos te haces un lío mental y no sabes si vas o vienes.

Por eso es importante tener preparado un plan que te permita en todo momento revisar cuáles son tus objetivos reales, un plan que te ayude a no despistar las tareas importantes hacia labores más nimias, que haga de mapa de carreteras y te indique la ruta a seguir.

Es un bucle;

sé lo que quiero y eso me motiva a conseguirlo,
estoy motivado porque sé lo que quiero conseguir

Cuando eres vendedor no puedes permitirte el lujo de desperdiciar tiempo en dudar, debes tener muy claro qué quieres y cómo actuar para sacar el máximo rendimiento a tu trabajo, a tus visitas y a tus clientes.

#2 Nada ni nadie te aparta de tu objetivo

No hay nada mejor para la motivación que saber aquello que uno quiere. Cuando eso sucede ya no hay nada ni nadie que te detenga porque tus objetivos se convierten en un reto y vas a por todas, sí o sí.

Es cierto. Cuando estás convencido de algo y sabes a ciencia cierta lo que deseas ya no hay fuerza que sea capaz de distraer o disuadirte de tu proyecto comercial.

Y para lograrlo te recomiendo que conviertas tus objetivos en un desafío personal, en un elemento emocional que contribuya a tu auto-realización profesional y satisfaga tu espíritu cuando los consigas.

Aléjate de las dudas, elimina pensamientos negativos, no te distraigas con ideas pesimistas propias o ajenas. Piensa en la emoción positiva que supone la satisfacción de alcanzar una meta, de conseguir un logro que, además, aportará un beneficio a tu autoestima.

#3 Estar motivado te empuja hacia el éxito

Si estás motivado mantienes viva la ilusión por conseguir y alcanzar tus objetivos. Pones un entusiasmo especial en tu trabajo que te permite redoblar esfuerzos sin apenas sufrirlos.

La motivación te imprime ganas de seguir luchando por lo que quieres y evita que cuando tropiezas hagas una montaña de un grano de arena. Te hace ser más realista.

Además, te mantiene en un estado de “forma mental” saludable y sales dispuesto a dar lo mejor de ti mismo en cada una de tus visitas comerciales. Sales a darlo todo.

En los momentos duros, mantener la motivación te hace sacar fuerzas de flaqueza para sobreponerte a los contratiempos y seguir dando la cara. Te mantiene listo en todo momento para saltar al campo a sudar la camiseta.

#4 Perder una batalla no es el fin de la guerra

Claro que no todo el monte es orégano y es cierto que no vas a poder ganar todas las batallas pero la idea es más bien ganar la guerra ¿no crees?

Por lo tanto, cuando sufras un rechazo en una venta mantén la calma porque no todo está perdido, es más, me atrevería a decirte que forma parte del juego. Es cuestión de estadística.

Nadie, en ningún campo profesional, piensa que es efectivo al 100% ¿verdad?

Entonces no castigues tu moral cuando no materialices una venta. Limítate a sacar conclusiones positivas sobre lo sucedido. Piensa en cuál ha sido realmente la razón de no haber concluido con éxito y, si está en tu mano, corrígela.

#5 La auto-motivación es el secreto, puedo, puedo, puedo

Para mantener tu motivación activa te propongo buscar en tu mente una carencia para luego crearte una necesidad y después convertirla en un deseo.

¿Contrariado? Puede parecerte “muy americano” pero funciona. El deseo mueve montañas, en serio.

Auto-motivarse es una cuestión de actitud, de dedicarse a ello, de ponerse en marcha a sí mismo. Es despertarse cada mañana con la energía necesaria para conseguir algo que realmente deseamos.

Las personas tenemos dos opciones a la hora de plantear nuestras vidas:

– entenderla como un proceso evolutivo y de crecimiento constante en el que debemos luchar para alcanzar metas y cumplir nuestros sueños e ilusiones

o

–  dejarnos llevar por la corriente y navegar a la deriva solucionando de la mejor manera posible los problemas que se nos vayan planteando durante el trayecto

Los deportistas de élite, para mantener fuerte su auto-motivación, se mentalizan con el deseo de conseguir el triunfo de la competición. Se repiten así mismos una y otra vez que pueden lograrlo. Que son capaces de conseguirlo.

Cuando alguien se repite a sí mismo algo con frecuencia acaba por interiorizarlo, hacerlo suyo y creer en ello.

Haz la prueba!

Acerca del autor de esta entrada, José Abellón

Sobre este blog José Abellón es el autor del blog ¿cómo vender hoy!, dónde comparte con todos los profesionales y emprendedores de la venta sus experiencias comerciales para aportarles ideas prácticas que ayuden a mejorar sus resultados.

 

Accede a contenido exclusivo dándote de alta en nuestra newsletter. (100% Spam Free. No compartiré, alquilaré o venderé tu email nunca a nadie)

 

 

6 pensamientos en “5 razones para motivar tu espíritu comercial

    1. José Abellón Autor

      Es cierto que las circunstancias y los resultados no lo ponen fácil, ni para el vendedor ni para la dirección comercial pero es un entorno que a estas alturas deben tener asumido uno y otro para buscar nuevas fórmulas de éxito. Un saludo Carla

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *