All posts filed under: TIPS de Ventas

Escoge bien tus primeras palabras

Escoge bien tus primeras palabras Un célebre frase dice; “Las primeras diez palabras valen más que las siguientes diez mil”. Es importante que tengas preparada tu entrada en escena para evitar tirar de tópicos o de frases manidas. Antes de saludar al cliente visualiza el momento y piensa en tu primer mensaje, en qué es lo primero que vas a decirle. Pero por favor en ningún caso digas: «Hola! Pasaba por aquí y he pensado venir a saludarte…».

Da tiempo a entender. Comunicación comercial

Da tiempo a entender, no hables deprisa. Comunicación comercial Uno de los errores más comunes entre los vendedores es hablar con rapidez para poder decir muchas cosas en poco tiempo. Como consecuencia tu interlocutor no recibe ni entiende la mitad de lo que dices. Es mejor hablar menos y asegurarse que el cliente ha entendido lo que le hemos querido decir. Practica el feedback (aviso: no es un deporte 🙂

No intentes generar necesidades

No intentes generar necesidades, no sirve de nada. A menudo se oye que los vendedores han de generar la necesidad en el cliente para poder vender sus productos. Las necesidades son evolutivas no se crean, se descubren. No malgastes tu tiempo intentando “generar” una necesidad a alguien que probablemente no la tenga o no la pueda satisfacer. Es más práctico preguntarle por sus problemas reales y -ahora sí- convertirlos en necesidades y estimular su deseo de satisfacerlas.

El precio no es lo único importante

El precio no es lo único importante No te centres únicamente en el precio, si lo haces, si tu único argumento es el precio acabarás por perder la venta y el cliente porque siempre hay alguien dispuesto a vender más barato que tú. Los clientes no sólo compran por precio. Compran también por otros motivos, por razones emocionales como la seguridad en un producto, la relación con el que lo vende, la tranquilidad del servicio, el orgullo de tenerlo, el deseo de auto-satisfacerse, la ambición de ganar, etc. Averigua la motivación real de compra del cliente y estarás más cerca de venderle.

El cliente quiere comprar pero no que le vendan

El cliente quiere comprar pero no que le vendan Consigue que sea el propio cliente quién se interese por solucionar sus problemas ¿cómo? Haciendo preguntas que dirijan sus respuestas hacia los perjuicios que le están causando esos problemas. Encabeza tus preguntas con un qué, quién, cómo, cuánto o por qué y será él mismo al contestar el que ponga sobre la mesa -explicite- la gravedad de su situación. Sólo te queda exponer las soluciones que tu producto le ofrece.